Pages

Thursday, August 27, 2015

Cambios químicos en la contracción muscular

La energía de la contracción muscular ha de derivarse de los cambios químicos que tienen lugar en el músculo. En la contracción se consume oxígeno y se produce anhídrido carbónico; el glucógeno disminuye y forma ácido láctico, en ausencia de oxígeno. Luego el ácido láctico desaparece, se consume más oxígeno y se produce carbónico. Está fuera de duda que los cambios más importantes en condiciones anaeróbicas consisten en un aumento del ácido láctico, con un aumento concomitante del monofosfato de hexosa y del fosfato inorgánico y una reducción del fosfato de creatina. Estos son, probablemente, cambios intermedios que en el músculo normal están reemplazados o sucedidos por reacciones de restitución en las que participa el oxígeno; en todo caso, estos cambios se suprimen o disminuyen en presencia de oxígeno.

Los cambios que participan en la recomposición del glucógeno y en su desaparición final, por conversión en carbónico y agua, son probablemente muy parecidos en todos los tejidos y representan la esencia de nuestro conocimiento del metabolismo intermediario de los hidratos de carbono. El punto focal de estos cambios está representado por el ácido pirúvico, aunque el ácido láctico es un intermediario más evidente. Podemos considerar al ácido láctico como el producto final del desdoblamiento del glucógeno cuando el oxígeno no se encuentra presente; es decir, en condiciones anaeróbicas.

Hematocrito

El hematocrito es el porcentaje de glóbulos rojos en volumen de una determinada muestra de sangre, luego de haber pasado por la centrífuga. El hematocrito mide el espacio ocupado por los eritrocitos en esta muestra sanguínea. Es muy útil para determinar el grado de anemia de una persona, ya que un paciente anémico tiene menos eritrocitos o éstos son anormalmente más pequeños que un glóbulo rojo sano, ocupando, por lo tanto, menos espacio. Los valores normales varían con la edad y el sexo; el hematocrito en un adulto masculino sano oscila entre el 42 y el 52%, mientras que en una mujer adulta entre el 36 y 48% de eritrocitos en un determinado volumen de sangre.

Wednesday, August 26, 2015

Sistema vascular hepático

Esquema del sistema vascular y de conductos hepáticos. El mismo muestra venas, arterias, conductos y tríadas portales hepáticas.


Órgano del olfato

El órgano del olfato se encuentra situado en la porción superior de la cavidad nasal. En este lugar, la membrana mucosa que cubre los cornetes superior y medio y la porción correspondiente del tabique difiere de la que cubre el resto de los conductos nasales. En las partes inferiores de la cavidad nasal, la membrana mucosa es del tipo respiratorio ordinario y se compone de un epitelio ciliado que contiene un número de células calciformes. En cambio, la parte olfatoria del epitelio es más espesa, posee color amarillo y, en apariencia, se encuentra compuesta por una capa de células cilíndricas que descansan sobre varias capas de núcleos. Estos núcleos pertenecen a las células olfatorias propiamente dichas, con una prolongación que se extiende hacia el moco que cubre la superficie libre, mientras que la otra se prolonga a través de la placa cribiforme del hueso etmoides y de sus canales óseos para formar una de las fibras no meduladas del nervio olfatorio.

Estas fibras nerviosas penetran en los lóbulos olfatorios, en donde terminan por una arborización muy ramificada, o cesta terminal, en los llamados glomérulos olfatorios (estructuras esféricas en el bulbo olfatorio) en conexión estrecha con dendritas, igualmente ramificadas de las grandes células mitrales del lóbulo olfatorio, cuyo extremo anterior es el bulbo olfatorio. Los axones de estas últimas conducen los impulsos olfatorios hacia el resto del cerebro. En la base del tejido conectivo (dermis de la mucosa) se encuentra un número de pequeñas glándulas serosas (glándulas de Bowman) cuya misión consiste en mantener constantemente humedecida la superfie de la membrana. Las terminaciones de las células olfatorias se encuentran bañadas de líquido y las sustancias olorosas deben encontrarse disueltas en este líquido, antes que puedan excitar las fibras del nervio olfatorio.

Tuesday, August 25, 2015

Gigantismo

El gigantismo es el crecimiento anormal del cuerpo o partes de él. Etiológicamente, hay tres tipos:

a) Gigantismo hipofisario. Es aquél en donde la hormona del crecimiento, o somatotropina, es segregada en exceso, provocando una proliferación excesiva del cartílago, por lo que, al persistir los cartílagos de conjunción, se transforma el individuo en un gigante. Si los cartílago de conjunción han perdido su actividad, la influencia de la hormona no se pondrá de manifiesto nada más que en las partes salientes y en las zonas osteocartilaginosas que persisten aún en el adulto; la consecuencia de este caso es la aparición de la acromegalia, que no es otra cosa que el desarrolla excesivo de las partes periféricas del cuerpo, como cabeza, cara, manos y pies.

b) Gigantismo eunucoide. Es causada por aplasia testicular congénita, o cuando faltan los testículos desde la infancia. Se caracteriza por el predominio de las dimensiones de la parte inferior del cuerpo sobre las dimensiones de la parte superior. Ya se comprende que también estará deficientemente desarrollados los caracteres sexuales secundarios.

c) Gigantismo proporcionado. Se da en individuos que están anormalmente desarrollados pero de una manera uniforme y proporcional, sucediendo lo mismo en todos los órganos. Se trata en realidad de una variante extrema de individuos normales. Un ejemplo de este tipo son los jugadores de básquetbol, que presentan una contextura física normal y sana, pero gigante.

Monday, August 24, 2015

Enanismo

Desde el punto de vista etiológico, se pude clasificar a los enanos en tres grupos, según que el enanismo sea causado por un trastorno hormonal, una perturbación del metabolismo o una anomalía genética.

1) Enanismo de origen hormonal. De este tipo hay dos a su vez: a) enanismo hipofisario, el cual es causado por la deficiencia de la hormona del crecimiento (o sematotropina), la cual regula la proliferación del cartílago, siendo un enanismo que combina a veces con una distrofia adiposogenital; b) enanismo tircógeno, el cual es provocado por el mal funcionamiento o a carencia de las tiroides, lo que hace disminuir o cesar el crecimiento longitudinal del cuerpo, principalmente el de los huesos, y va acompañado de un cretinismo (retardo mental), con las proporciones del cuerpo alteradas; si el deficit funcional del tiroides es menor, observamos un enanismo más proporcionado.

2) Enanismo de origen genético. A este grupo corresponden los enanismos de la condrodistrofia y de la osteogénesis imperfecta, así como otras dos formas especiales: a) enenismo infantil, en donde los niños nacen de tamaño normal, pero el crecimiento se estaciona a pesar de la persistencia de los cartílagos de conjunción y el resto del desarrollo corporal y mental también queda estacionado; b) enanismo primordial, en donde los niños son ya demasiados pequeños al nacer, desarrollándose, sin embargo, de un modo normal pero siempre son más pequeños que los individuos de la misma edad.

3) Enanismo por trastorno del metabolismo. Son ante todo las enfermedades crónicas de las glándulas digestivas las que conducen a un retardo del crecimiento. El niño conserva entonces la estatura y las proporciones que tenía al iniciarse la enfermedad en cuestión. Conocemos, por ejemplo un enanismo renal en las nefropatías crónicas, un enanismo que acompañas las lesiones valvulares graves, a las enfermedades del hígado o del cerebro, etc.

Friday, August 21, 2015

Célula mesenquimal

Las células mesenquimales son células madres que se hallan en el mesénquima y que son capaces de diferenciarse para formar los diferentes tejidos conectivos especializados y, por lo tanto, incluye las células óseas, como así también el endotelio vascular. El mesénquima es una maraña de tejido conectivo embrionario del mesodermo, desde el cual se forman todos los tejidos conectivos del cuerpo.

Las células mesenquimales tienen formas mixtas, las hay estrelladas y fusiformes y la mayoría de ellas derivan directamente del mesodermo, el cual es la capa media de las tres capas germinales primarias del embrión, aunque en la región cefálica, también se desarrollan a partir de la cresta neural o superficie del ectodermo.