Pages

Tuesday, July 29, 2014

Síndrome de Ortner

El síndrome de Ortner es una parálisis temporaria de la laringe asociada a una afección cardíaca debido a la compresión del nervio laríngeo recurrente, entre el cayado aórtico y la arteria pulmonar. Ésto provoca una ronquera de la voz al hablar. Este síndrome fue descripto por primera vez en 1897 por el médico austríaco Norbert Ortner.

Saturday, July 26, 2014

Hipofunción testicular

A diferencia de lo que sucede en la mujer, no se observa en el hombre, con la edad, la desaparición completa de la actividad testicular, por lo cual no se puede hablar de climaterio en el sexo masculino. Aunque la actividad sexual, por secreción de testosterona y semen, va disminuyendo poco a poco, no llega a desaparecer completamente, ni aún en edades más avanzada. La hipofunción testicular, por disminución de actividad secretora de las células de Leydig de los testículos, se debe más al consumo de bebidas alcohólicas, al estrés, vida sedentaria (poca actividad muscular que induzca a los testículos a segregar testosteronas), tabaquismo, drogadicción, etc, que a la edad avanzada.

La pérdida completa de la actividad testicular puede deberse a un traumatismo o ser la consecuencia de una actividad quirúrgica (castración). Las partes genitales ya desarrolladas y los caracteres sexuales secundarios, así como la voz juvenil, se conservan con sus caracteres esenciales. Pero la secreción hormonal se detiene abruptamente.

Qué es una embolia?

La embolia es la oclusión (obstrucción) de un vaso sanguíneo, ya sea arterial o venoso, por un émbolo, el cual es un coágulo sanguíneo, o por un fragmento foráneo que se adhiere a las paredes de una arteria o vena. La embolia puede ser una afección muy grave de urgencia, sobre todo si el vaso sanguíneo afectado es una arteria principal que irriga un órgano vital, sobre todo si éste no tiene otra arteria colateral o secundaria que le aporte sangre por anastomosis con ésta u otra arteria. El resultado de una embolia arterial es la anemia del tejido afectado y su necrosis.

La embolia arterial en el cerebro puede provocar demencia, parálisis, ceguera, etc, dependiendo del área de la corteza cerebral afectada. En el corazón, una embolia de una de las coronarias provoca un infarto del miocardio. Sin embargo, la oclusión por coágulo de un vaso sanguíneo más común es la embolia pulmonar, que es lo que sucede cuando la arteria pulmonar se bloquea por un coágulo debido a una trombosis de una vena profunda. Estos émbolos pueden viajar desde una vena de grueso calibre desde el miembro inferior o desde el abdomen hasta los pulmones (a través del corazón) y atascarse en la arteria pulmonar. Hay que recordar, que la arteria pulmonar es la única arteria en el cuerpo que lleva sangre carbooxigenada, desde el ventrículo derecho del corazón hacia los pulmones. La embolia pulmonar es fatal.

Friday, July 25, 2014

Trombosis y embolias de los vasos mesentéricos

Los síndromes vasculares del intestino son el producto de su insuficiente irrigación, consecutiva a la oclusión, más o menos completa, por embolia o trombosis, de los vasos mesentéricos, arterias y venas, especialmente de las primeras, por múltiples causas. La obstrucción de los vasos mesentéricos, embólica o trombótica, es una rara eventualidad. Aunque se puede observarse en cualquier edad, es más común en las personas de edad avanzada.

La oclusión de las arterias mesentéricas produce un infarto anémico que finaliza en gangrena del segmento afectado. Esta oclusión se produce por trombosis, que conoce como causa, en la mayoría de los casos, a la arteriosclerosis, sobre la base de una ulceración ateromatosa. La trombosis puede ser primitiva o, a veces, secundaria a una implantación embólica. En algunos casos, el émbolo está situado en una arteria de los miembros inferiores, como la femoral, y desde allí la trombosis se extiende en sentido retrógrado hacia la aorta abdominal. En raras ocasiones, la gangrena no aparece, merced al buen desarrollo de la circulación colateral.

La obstrucción trombótica de las venas mesentérica también provoca la gangrena del intestino, como consecuencia de la infartación hemorrágica de sus túnicas.

Cuadro clínico

El cuadro sintomatológico es el de un abdomen agudo. Las manifestaciones clínicas más importantes son: dolor de gran intensidad desde el comienzo, localizado en un principio en las vecindades del ombligo, generalizado después; meteorismo progresivo, a veces considerable, por parálisis intestinal, vómitos (en la mitad de los casos), enterorragia, fiebre moderada, hiperleucocitosis neutrófila.

Diagnóstico

Se sospechará oclusión de las arterias o venas mesentéricas cuando se esté frente a un abdomen agudo con manifestaciones de colapso y el enfermo sea portador de algunas de las afecciones capaces de producir trombosis o embolias, como ser: arteriosclerosis, endocarditis bacteriana subaguda, estenosis mitral con fibrilación con fibrilación auricular, poliarteritis nudosa, infarto del miocardio, policitemia, cirrosis atrófica del hígado, infecciones de los órganos abdominales.

Tratamiento

Si el estado general del paciente lo permite, se realizará la resección quirúrgica del segmento intestinal afectado.

Thursday, July 24, 2014

Endometriosis intestinal

Se designa como endometriosis intestinal a la presencia en el intestino de formaciones de aspecto tumoral (endometromas), constituidas por un tejido idéntico al de la mucosa uterina, sujetas, como ella, a la misma influencia de la hormonas ováricas: proliferación, intensa congestión, aumento de volumen y hemorragia, coincidiendo con la aparición del período menstrual.

La endometriosis intestinal es una enfermedad de observación rara. En el 85% de los casos afecta a mujeres de edades comprendidas entre los 30 y 49 años de edad, en plena vida genital. Se sabe con exactitud la causa de esta afección, pero se cree que sería el resultado del reflujo de la sangre menstrual, arrastrando consigo trozos de endometrio, que luego se implantan en algun órgano pelviano. Los síntomas son: dolores al defecar, dolores en la fosa ilíaca izquierda, constipación y tenesmo; a ellos se le puede añadir polaquiuria y disuria, si hay participación de la vejiga.

Anatomía patológica

La endometriosis se presenta de ordinario en forma de lesiones nodulares, cuyo tamaño oscila entre el de un perdigón y el de una nuez, múltiples en la mayoría de los casos. A veces rodean íntegramente la circunferencia del colon o del recto, le causan estenosis y provocan su obstrucción. Desde el punto de vista anatomofisicopatológico, cada zona de endometrosis representa en realidad un pequeño útero, con una variable cantidad de estroma y, en ocasiones, con algunas fibras musculares.

Wednesday, July 23, 2014

Sarcoma del intestino grueso

El sarcoma del intestino grueso es un tumor maligno que se desarrolla en el colon y recto. Es una afección excepcionalmente rara; se calcula que de cada 100 carcinomas intestinales se encuentra un sarcoma, presentándose en todas las edades de la vida, pero con una tendencia en las personas jóvenes de entre 25 y 35 años de edad.

Anatomía patológica

En el instestino grueso, el sitio de localización preferido es el recto. El tumor se presenta macroscópicamente con dos aspecto: 1) forma plana infiltrativa de la pared intestinal; 2) forma nodular, con invasión de la luz del conducto. Sin embargo, casi nunca se produce estrechez intestinal, porque cualquiera que se su tipo, nodular o infiltrativo, hay destrucción de capa muscular con dilatación consecutiva del segmento intestinal correspondiente.

Considerado el sarcoma desde el punto de viste histológico, se trata casi siempre de linfosarcomas o sarcomas de pequeñas células redondas, cuando se presenta en el colon. Los del recto, en cambio, son casi con exclusividad melanosarcomas.

Cuadro clínico

Pérdida de peso, anorexia, y en ocasiones anemia y fiebre.

Tuesday, July 22, 2014

Poliposis intestinal

La poliposis intestinal, también simplemente conocida como pólipos del intestino, son tumoraciones epiteliales (adenomas), que tienen la forma de verrugas, que se desarrollan en las paredes internas del colon y recto. Son formaciones benignas, pero en muchos casos pueden tornarse en cancerosas. El riesgo de que estos pólipos intestinales se conviertan en carcinomas de intestino aumentan sensiblemente si la persona que los padece es mayor de 40 años, es fumador, tiene una dieta con alto contenido de grasa animal y poca fibras vegetales y si tiene sobrepeso.

Los cambios en el material genético de las células que tapizan la pared interna del colon constituyen la causa principal de la polyposis intestinal. Hay varios tipos con diferentes tendencias, que pueden o no convertise en carcinomas. Los que tienen tendencia a transformarse en un cancer de colon son la poliposis adematosa familiar, que es hereditaria. El número de pólipos en el intestino grueso puede variar notablemente, desde escasos pólipos muy pequeños, de difícil observación, hasta más de 6.000 de fácil observación. Aunque en la mayoría de los casos son asintomáticos, hay pacientes que pueden presentar diarrea, sangrado rectal, pérdida de mucosa y dolores abdominales.