Pages

Wednesday, September 17, 2014

Seno cavernoso

El seno cavernoso es un canal óseo de sangre venosa formado por los huesos craneales esfenoides y temporal, ubicado a ambos lados de la fosa pituitaria de la silla turca. Es una estructura muy importante por su localización y contenido, ya que por aquí pasan los nervios craneales III, IV, V y VI, más el nervio oftálmico.

El seno cavernoso recibe sangre del seno esfenoparietal, de las venas cerebral media superficial, oftálmicas inferior y superior y de las cerebrales inferiores. Drena esta sangre venosa hacia el senos petrosos inferior y superior, hacia los plexos venosos que rodean la arteria carótida interna y hacia las venas emisarias que pasan a través del foramen oval, foramen esfenoidal y foramen lacerum.

Este seno venoso se puede ocluir o bloquear por un trombo o coágulo sanguíneo y la patología resultante se llama trombosis del seno cavernoso, que es algo muy grave y de tratamiento urgente.


Tuesday, September 16, 2014

Trombosis del seno cavernoso

La trombosis del seno cavernoso es la oclusión por coágulo sanguíneo de uno de los dos senos venosos ubicados en el hueso esfenoides. Produce infección e inflamación de la órbita craneana. Puede venir directamente de una embolia séptica alejada o cercana, que puede ser causada por forúnculo del ala de la nariz, orzuelos abscedados al comprimirlos, etc.

La trombosis del seno cavernoso es un cuadro gravísimo, con gran edema inflamatorio de los párpados, especialmente el superior, y grave compromiso del estado general (cuadro séptico-piohémico). En tiempos anteriores a los antibióticos era inexorablemente mortal y el paciente moría por septicemia o cuadro meníngeo.

El tratamiento de los procesos inflamatorios-infecciosos de las órbitas se basa en la administración de antibióticos de amplio espectro. Si hay un absceso, hay que drenarlo. La trombosis del seno cavernoso, en particular, se trata con antibióticos, corticoides y anticoagulantes.

Monday, September 15, 2014

Periostitis del reborde orbitario

La periostitis del reborde orbitario es un proceso inflamatorio del reborde de la órbita. Suele ser secundario a infecciones de los senos paraorbitarios o por metástasis venosa de afecciones de los párpados y ala de la nariz. Es muy poco frecuente.

En esta periostitis el reborde orbitario se presenta doloroso, espontáneamente y a la presión, hay edemas de las zonas próximas. Generalmente cede con antibióticos por vía general y local.

Saturday, September 13, 2014

Amebicidas

Los amebicidas son medicamentos empleados en el tratamiento contra las infecciones por amebas, que son especies de protozoos, muchos de los cuales causan diversas patologías en el ser humano. Las drogas antiamibianas se dividen en tres grupos de acuerdo a su mecanismo de acción y a la vía de administración.

1- Amebicidas orales de acción luminal

a) Dicloroacetamidas o amidas. Son preparados sintéticos que se absorben muy poco en el intestino y actúan contra los trofozoitos de Entoameba histolytica por contacto directo en la luz intestinal. Las dicloroacetamidas agrupan a los siguientes medicamentos: etofamida, teclozán, clefamida y furoato de diloxiamida.

b) Hidroxiquinoleinas halogenadas. Estos amebicidas se usaron ampliamente en el pasado y fueron reemplazados por las amidas. Estos eran los arsenicales pentavalentes, los cuales están actualemente contraindicados por su toxicidad.

2- Amebicidas orales de acción tisular

Son los derivados de 5 nitroimidazol, los que han constituido el mayor avance en la terapéutica antiamibiana. Son efectivos casi exclusivamente en los tejidos, pues se absorbern muy bien y rápidamente en el intestino delgado. Por esta razón se indican en los casos de amibiasis intestinal sintomática, los cuales las amebas han invadido la pared del colon y algunos tejidos extraintestinales.Debe complementarse con los antiamibianos de acción luminal. Los amebicidas orales de acción tisular son: metronidazol, tinidazol, nimorazol y ornidazol.

3- Amebicidas parenterales de acción tisular

a) Son el clorhidrato de emetina y dehidroemetina. La utilización de estas drogas por vía parenteral se limita a las formas sintomáticas, en las cuales la localización de los trofozoitos es tisular. Por no tener ninguna acción sobre las amebas en la luz intestinal, es siempre recomendado asociarla a un amebicida oral de acción luminal.

b) Metrinidazol, inyectable en perfusión intravenosa, que contiene 500 mg de la droga en 100 ml.

Friday, September 12, 2014

Orbita craneal

Las órbitas del cráneo humano aloja los dos globos oculares. Tiene forma de pirámide truncada, su vértice se dirige hacia atrás y adentro y corresponde al agujero óptico y a la hendidura esfenoidal. Las paredes de la órbita está revestida poriostio y está formada por los siguientes huesos:

El techo o pared superior de la órbita está formado por el hueso frontal y por encima de éste se encuentra la fosa cerebral anterior. La pared inferior, o piso de la órbita, está constituido por el maxilar superior. La pared lateral interna, por los huesos etmoides y unguis; la pared externa por el malar; y el fondo de la órbita por las alas mayor y menor del esfenoides.

En la ala menor del hueso esfenoides se encuentra el agüjero óptico, por donde penetran a la órbita el nervio óptico y la arteria oftálmica. La hendidura esfenoidal, limitada por las alas mayor y menor del esfenoides, está dividida en dos por la inserción del anillo de Zinn (o tendón muscular común); por encima de dicho anillo, penetran a la órbita el IV par craneal (troclear), la vena oftálmica superior y las ramas frontal, nasal y lagrimal del nervio oftálmico. Por dentro y debajo del anillo, penetran el III y VI pares de nervios craneales, como así también el nervio nasociliar y la vena oftálmica inferior.

La henidura esfenomaxilar se encuentra entre la pared lateral y el piso de la órbita, comunicando con la fosa pterigo-palatina; por ella pasan el nervio infraorbitario y el nervio zigomático.

Thursday, September 11, 2014

Ptosis palpebral

La ptosis palpebral es la caída del párpado superior, cuando éste cubre más de un tercio de la córnea. El párpado normalmente cubre entre un 1/5 y 1/3 parte de la misma. Esto corresponde al ojo caucásico europeo. El ojo asiático presente el párpado superior algo más bajo.

La ptosis puede ser uni o bilaterales, congénitas o adquiridas. Estas últimas pueden ser causadas por parálisis del III par de nervios craneales (oculomotor), por miopatías o por parálisis del simpático.

Tratamiento

Tanto para la ptosis congénita como para las adquiridas en que no se pudo actuar sobre el orígen de la parálisis, el tratamiento es quirúrgico y consiste en el refuerzo de la acción del elevador. Dicho refuerzo se obtiene con la exéresis de un trozo de tarso y un trozo de elevador. Se puede abordar por vía cutánea o por vía conjuntival, siendo esta última la más racional.

Wednesday, September 10, 2014

Enfermedad de Hand-Schüller-Christian

La enfermedad de Hand-Schüller-Christian, o xantomatosis craneal, es una tesaurismosis (acumulación) de colesterol y se manifiesta principalmente por trastornos óseos demostrables radiológicamente, diabetes insípida y exoftalmia (globo ocular agrandado y saliente). Dentro de las lipoidosis, la enfermedad de Hand-Schüller-Christian es la que tiene menos cargas hereditarias, aunque se han demostrados casos familiares. Se observa con franco predominio en los varones y en el 70% de los casos comienza dentro de los diez primeros años de vida, especialmente entre los tres y seis años.

Las primeras manifestaciones de la enfermedad suelen ser asintomáticas y evidenciarse por anomalías de los huesos largos o de los craneales, que se puede observar en radiografías. Los huesos craneales muestran característicos defectos en sacabocado, con aspecto de craneo geográfico. Lo mismo sucede en los huesos largos y ello se debe a depósitos de colesterol en los mismos.

La diabetes insípida, con ingesta de líquidos que supera a veces los 10 litros diarios con polifagia y polidipsia suele iniciar el cuadro y se debe a los depósitos anormales de colesterol en la región hipotalámica. La misma se observa en más de un 70% de los casos. La exoftalmia, algo menos frecuente, puede ser unilateral o bilateral y se acompaña de edematización palpebral. Con alguna frecuencia aparecen signos óticos, como sordera y supuraciones. A veces hay obesidad hipotalámica. La xantomatosis cutánea es bastante frecuente.

La patología revela la existencia de granulomas con células retículoendoteliales con depósitos de colesterol. En las lesiones cerebrales hay granulomas perivasculares sin xantomatosis. Los depósitos xantomatosos están limitados exclusivamente a las meninges en formas de placas.