Pages

Friday, January 16, 2015

Hipopituitarismo

El hipopituitarismo es la pérdida de función de la glándula pituitaria (hipófisis), la cual segrega hormonas que estimulan las demás glándulas endocrinas. Los pacientes diagnosticados con este síndrome puede tener deficiencia de una sola hormona, de varias, o insuficiencia pituitaria total, pudiendo estar disminuida la secreción de hormona luteinizante, la somatotropina (hormona del crecimiento), y la tirotropina (hormona estimulante de las tiroides).

Los principales caracteres del hipopituitarismo son: falta de crecimiento esquelético; depresión de las funciones sexuales (con pérdida del deseo y amenorrea); cambios en la piel y el cabello, con escasa o ninguna bellosidad axilar y púbica y piel seca y arrugada en los adultos; adiposis; retraso mental; metabolismo basal disminuido, asociado a letargia y pulso lento; y poliuria. Es posible que se presenten todos estos o algunos de estos síntomas en los diferentes casos individuales.

Los tipos clínicos comunes síndrome de Frölich, también llamado distrofia adiposogenital, en el cual hay una alteración total de la glándula; el tipo de Lorain, en el cual los pacientes tienen el coeficiente intelectual normal y su metabolismo hidrocarbonado permanece inalterado, pero el esqueleto no crece y no aparecen los caracteres sexuales secundarios; el tipo de Brissaud, en el cual hay obesidad excesiva, con cara redonda, inclinado a la pereza y la somnolencia; diabetes insípida.

Tuesday, January 6, 2015

Hipófisis y la función renal

La hipófisis regula normalmente la cantidad de orina segregada al día. Cuando se añade pituitrina a la sangre, con que se perfunde un riñón aislado de mamífero, la cantidad de orina formada disminuye y, en cambio, aumenta la cantidad total y la concentración porcentual del CI de la orina. La pituitrina es una extracto del lóbulo posterior de la glándula pituitaria (hipófisis) que contiene oxitocina y vasopresina, las cuales disminuyen el caudal de orina. Éste obra en forma directo sobre los epitelios de los túbulos renales, aumentando la absorción de agua y quizá disminuyendo la reabsorción de sal.

Experimentalmente, la lesión del lóbulo posterior de la hipófisis conduce a menudo al establecimiento de una poliuria intensa. Clínicamente, se observa un estado similar por enfermedad pituitaria -diabetes insípida- en el cual la cantidad de orina segregada al día puede elevarse a 10 litros o más. Las inyecciones de subcutáneas de pituitrina suprimen la glucosuria y remedian el estado. (Este estado no se ha de confundir con la diabetes mellitus en la cual la poliuria va asociada a glucosuria).

Friday, January 2, 2015

Sentido del gusto

El sentido del gusto es la facultad que posee el sistema nervioso de poder distinguir los diferentes sabores de los alimentos o sustancias que ingerimos. Son cuatro los gustos fundamentales que el ser humano puede percibir con claridad y diferenciarlos el uno del otro: dulce, salado, amargo y ácido. Se los puede detectar gracias a una serie de quimiorreceptores llamados papilas gustativas, que se hallan en el epitelio de la lengua, paladar blando y faringe, y a las vías nerviosas, como el nervio lingual y el glosofaríngeo (IX PC), que llevan los impulsos nerviosos al núcleo solitario bulbar del bulbo raquídeo y finalmente a la corteza cerebral.

Tuesday, December 30, 2014

Vïas de conducción del gusto

Las vías de conducción del sentido del gusto es la siguiente:

De los dos tercios anteriores de la lengua afiere el nervio lingual a través de la cuerda del tímpano, que por el VII par o nervio facial, llega al núcleo solitario bulbar. Del tercio posterior de la lengua afiere un nervio gustativo por excelencia: es el nervio glosofaríngeo (IX), que igualmente hace escala a nivel del núcleo solitario. En cuanto a la inervación gustativa faringo-laríngea está proporcionada por el nervio vago (X), que también pasa por el núcleo solitario.

En síntesis, las fibras procedentes de los pares craneales VII, IX y X poseen su centro trófico a nivel del núcleo solitario bulbar. De aquí parte la segunda neurona cruzada, denominada fascículo solitario-talámico que corre próximo al lemnisco medio y es portador de las fibras trigémino-talámicas.

Estas fibras van a terminar a nivel del núcleo arqueado o láteroventral medio del tálamo óptico, el cual es también llamado cuerpo geniculado lateral. Éstas se conexionan con el sistema reticular mesencefálico y con el centro mediano del tálamo óptico. De este último parte la radiación talámica gustativa, que terminaría a nivel de la corteza parieto-opercular e ínsulo-supratemporal, próximas a la denominada área 43 de Brodmann.

Sistematización de las vías sensoriales del gusto


Monday, December 29, 2014

Papilas gustativas

Las papilas gustativas son quimiorreceptores constituidos por células sensoriales gustativas, intercaladas entre células de sostén, ubicadas en el epitelio lingual, en el paladar blando y, en menor grado, epiglotis y faringe. Estas células sensoriales del gusto son esencialmente células nerviosas especializadas que están conectadas a neuronas gustativas por medio de los axones de estas últimas. Hay aproximadamente unas 10 mil papilas gustativas en la boca de cada ser humano. Los impulsos nerviosos nerviosos generados en éstas por los alimentos o sustancias que ingerimos llegan al núcleo solitario bulbar, en bulbo raquídeo, a través del nervio lingual, por vía del VII par craneal (nervio facial).

Hay tres tipos de papilas gustativas: filiformes, fungiformes y calciformes. Las primeras tienen formas de cabellos o hilos; las segundas tienen aspecto de hongo; y las últimas, de cáliz. Las papilas gustativas detectan los siguientes gustos: a) dulce, que se percibe mejor en la punta y bordes de la lengua, siendo responsables de esta estimulación los radicales alquílicos; b) salado, que se percibe en grado mayor nivel del margen lateral de la lengua, provocados por iones metálicos, en particular de sodio (Na+); c) ácido, también en el margen lateral; d) amargo, captado por las papilas calciformes.

Monday, December 22, 2014

Vía corticopontina

La vía corticopontina está integrada por fibras mielínicas procedentes de las zonas postrolándica (en el lóbulo parietal) y prerrolándica y prefrontal (en el lóbulo frontal) de la corteza cerebral, más precisamente de las áreas 5a y 6 alfa de Brodmann. Estas fibras nerviosas unen estas áreas de la corteza con la protuberancia anular o puente de Varolio. Las que proceden del lóbulo parietal regularían los impulsos sensoriales. En cuanto a las fibras fronto-pontina intervendrían en la regulación de las tensiones musculares que acompañan o participan en las funciones psíquicas, como la atención y las emociones.

Friday, December 19, 2014

Vía corticotalámica

La vía corticotalámica es un haz de fibras nerviosas que van desde la corteza motora primaria y secundaria del lóbulo frontal (prerrolándica) hacia los núcleos lateroventral, anteroventral y dorsomediano del tálamo. Las fibras proceden de las neuronas fusiformes de la VI capa cortical. El tálamo actuaría como estación de relevo de estas fibras, entre la corteza frontal y áreas subcorticales.