Tuesday, April 6, 2010

Lóbulo frontal

El lóbulo frontal está ubicado en la parte anterior de la corteza cerebral en ambos hemisferios cerebrales, por delante de la cisura de Rolando, la que lo separa del lóbulo parietal. La cisura de silvio lo separa del lóbulo temporal que está por debajo y hacia atrás del mismo. El lóbulo frontal consta de las siguientes partes anatómicas: lateral, media, polar y orbital.

El lóbulo frontal está recorrido por pliegues profundos llamados surcos, los cuales delimitan circunvoluciones. Los surcos frontales superior, inferior y pre-rolándico demarcan las circunvoluciones frontales superior, media, inferior, y ascendente. Desde el punto de vista de su funcionamiento, se encuentran en él las siguientes zonas: 1) la corteza motora primaria, en la circunvolución frontal ascendente; 2) corteza motora secundaria, que ocupa una franja paralela a la anterior; 3) corteza orbitofrontal, ubicado en el extremo anterior e inferior del lóbulo frontal; 4) corteza dorsolateral prefrontal; 5) corteza prefrontal, la cual contiene a las dos anteriores; 6) área de Broca, que es el centro del lenguaje articulado ubicado en la parte posterior de la circunvolución frontal inferior.

Función

El lóbulo frontal es un centro integrador de todas las demas áreas del cerebro. Su función principal es la de planificar y organizar tareas, coordinar actividades, controlar y/o modificar conductas para una adaptación al medio más eficiente, resolver problemas, y ejecutar los proyectos con resolución y determinación para obtener los objetivos. En otras palabras, el lóbulo frontal es un centro de analisis, síntesis, ejecución y voluntad de continuidad. El lóbulo frontal determina la personalidad del individuo; es lo que uno es.

En la mayoría de las personas, el lóbulo frontal alcanza la madurez a la edad de 25 años, marcando la madurez cognitiva típica de la edad adulta. Luego de investigaciones realizadas en la UCLA, Universidad de California de Los Angeles, se pudo establecer que el espesor de la mielina en los axones de las neuronas del lóbulo frontal en un adulto es mucho mayor que en un adolescente. También se pudo comprobar que los síntomas de esquizofrenia en algunos adolescentes se deben a una pobre mielinización axónica y por lo tanto a impulsos nerviosos ineficientes.