Pages

Saturday, May 15, 2010

Corteza Insular

La corteza insular, o ínsula, es una estructura cortical que se encuentra en lo profundo de la cisura de Silvio, entre el lóbulo temporal y la parte inferior del lóbulo parietal. La ínsula no es visible a simple vista, ya que esta cubierta por dos áreas corticales que pertenecen al lobulo temporal y al lóbulo parietal y se conoce como opérculos. La corteza insular está dividida en dos partes: la ínsula anterior mayor, y la ínsula posterior menor.

Función

La corteza insular desempeña un papel importante en varias funciones relacionada con las emociones y la regulación de la homeostasis del cuerpo. La ínsula se está convirtiendo en el foco de atención por su función en la experiencia subjetiva emocional y su representación en el cuerpo. Antonio Damasio ha propuesto que esta región empareja estados viscerales emocionales que están asociados con experiencia emocional, dando cabida a los sentimientos de consciencia. En esencia ésta es una formulación neurobiológica de las ideas de William James, que primero propuso que la experiencia subjetiva emocional emergen desde la interpretación de los estados corporales que son elicitados por sucesos emocionales. Éste es un ejemplo de pensamiento formado.

Se cree que la corteza insular procesa la información convergente para producir un contexto emocionalmente relevante para la experiencia sensorial. Más específicamente, la ínsula anterior está más relacionada al olfato, gusto, sistema nervioso autonómico y función límbica, mientras la ínsula posterior está más relacionada a funciones somáticas motoras. Experimentalmente se ha demostrado que la ínsula juega un importante papel en la experiencia del dolor y la experiencia de un gran número de emociones básicas, incluyendo odio, miedo, disgusto, felicidad y tristeza.

Corteza insular del hemisferio izquierdo expuesta tras un corte de los opérculos



Ínsula expuesta en corte transversal del cerebro