Pages

Monday, February 14, 2011

Linfocitos B

Los linfocitos B son leucocitos precursores de los plasmocitos, cuya función es la de producir anticuerpos ante la presencia de microorganismos foráneos. Cuando su receptor ubicado en su membrana detecta un antígeno específico (virus), el linfocito B es activado para diferenciarse y transformarse en plasmocito, el cual genera los anticuerpos. Por lo tanto, desempeña un función importante en la repuesta inmunológica humoral. Los linfocitos B se originan de células madres en la médula ósea para luego madurar en el bazo.

Cada linfocito B tiene en su superficie una proteína única conocida como "receptor de linfocito B", el cual es simplemente una inmunoglobulina fijada a la membrana del linfocito B (o célula B); es esta inmunoglobulina unida a la membrana de este leucocito que lo distingue al linfocito B de otros linfocitos. Cuando esta proteína receptora se adhiere a un antígeno en particular, como ser un virus o bacteria, el linfocito B recibe una señal adicional de un linfocito T cooperador. De esa manera el linfocito B se activa y se diferencia en dos tipos de linfocitos B: plasmocito, que producirá anticuerpos, y linfocito B de memoria (o plasmocito de memoria), el cual memoriza la estructura genética del microorganismo foráneo para que el plasmocito produzca en grandes cantidades anticuerpos para ese virus específico, el cual a su vez es señalizado por estos anticuerpos para que otras leucocitos procedan a su neutralización o destrucción.