Pages

Monday, June 20, 2011

Miocarditis reumática

La miocarditis reumática es una enfermedad específicamente reumática del miocardio, con nódulos de Aschoff, generalmente subendocárdicos. Estos nódulos son diminutos y se producen, según Aschoff, por yuxtaposición de los elementos celulares muy voluminosos, provistos de uno o varios núcleos sumamente gruesos, con escotaduras o polimorfos; las células están dispuestas a menudo en forma de abanico o roseta. Los grandes núcleos ocupan la periferia, estando formado el centro por una masa protoplasmática aparentemente necrosada. En la periferia de estos nódulos reumáticos suelen encontrarse linfocitos pequeños y grandes, y leucocitos polinucleares.

Cuando aparecen manifestaciones de insuficiencia miocárdica en el curso de una poliartritis reumática con dilatación cardíaca y signos de insuficiencia mitral, y dicha insuficiencia ulteriormente se comprueba que es relativa, queda justificado el diagnóstico de la miocarditis reumática. Este diagnóstico resulta mucho más probable cuando se presentan trastornos del sistema de conducción de estímulo, entre los que se observan con frecuencia: bloqueo atrioventricular, bloqueo de arborización, taquicardia sinusal, extrasístoles, arritmia de trémulo y de fibrilación. Estás manifestaciones pueden desaparecer al cabo de algunas semanas, pero algunas veces persisten después de haber cesado los síntomas agudos de la endocarditis y miocarditis reumáticas. De ordinario el corazón reumático reacciona a la digital con intensa bradicardia, y aun con trastornos de la conducción de estímulos, que pueden ser corregidos con atropinización.

La miocarditis reumática suele durar uno a dos meses, para entrar entonces en la fase de la convalecencia, pero sin que el corazón recobre el mismo tamaño que tenía antes de comenzar la enfermedad. Persiste durante largo tiempo la tendencia a la disnea y a la taquicardia, a veces con sensaciones de opresión cardíaca, en cuanto el convaleciente realiza un pequeño esfuerzo.