Tuesday, October 4, 2011

Anemia cerebral

La anemia cerebral es una deficiencia funcional de la vascularización, que puede depender, sea de copiosas hemorragias en otros órganos, de anemia de diverso origen o de anoxemia de distinta causa, provocando una deficiente irrigación del tejido cerebral. Cuadro clínico: la anemia cerebral se exterioriza por sensación de desasosiego, impresión de tener la cabeza vacía o pesada, a veces cefaleas, visión nublada, sobre todo al cambiar de posición, vértigos, bostezos frecuentes, tendencia a la lipotimia; este cuadro corresponde a la forma crónica de anemia cerebral; pero existe una forma aguda en que se produce palidez de la piel y mucosas, pulso filiforme, disnea y caída brusca al suelo con inconsciencia; puede presentarse el coma con arreflexia osteotendinosa, midriasis, respiración y pulso apenas perceptibles, frialdad de la piel e incontinencia de esfínteres.

Etiología de la anemia cerebral

En primer término están las hemorragias abundantes: hematemesis, metrorragias, etc. En segundo lugar, los distintos tipos de anemias, sean dishemopoyéticas, hemolíticas y posthemorrágicas. Por último, los estados de anoxia, como el del mal de altura, del enfisema pulmonar, de la insuficiencia cardíaca, del shock, de las intoxicaciones por óxido de carbono o cianuro de potasio, la disociación aurículo-ventricular completa y, finalmente, factores psíquicos o síndromes vagales, por ejemplo, sujetos pusilánimes que se desmanyan al ver sangre o recibir una inyección.

Tratamiento

Depende de la causa; si es una hemorragia visceral, se hará el tratamiento de ésta, como transfusiones de sangre, etc. En los estados de anemia crónica, debera tratarse ésta según corresponda: hierro, vitamina B12, ácido fólico (B9), etc. Para los estados transitorios se puede obtener la supresión de la anemia cerebral con la posición en decúbito dorsal y la inyección de analépticos.