Pages

Sunday, March 11, 2012

Epitelización

La epitelización es la multiplicación de células epiteliales en el proceso de regeneración y reparación de una herida o úlcera, o simplemente en el proceso natural de renovación del epitelio. La epitelización de una lesión en cualquier superficie del cuerpo o de un órgano comienza en término de horas. Se han identificado tres caracteres de la actividad epitelial: proliferación, migración y diferenciación; estas tres actividades se superponen en medida importante.

Al término de 24 horas puede advertirse proliferación de células epiteliales en los labios de una herida. Se desconoce en gran medida los estímulos que desencadena la mitosis de células epiteliales. Viene enseguida la migración interna de células neoformadas a partir de los bordes de la herida. El ejemplo óptimo del fenómeno es la mucosa del intestino delgado, en la cual toda la superficie epitelial es substituida por completo cada tres a cuatro días. En esta renovación, las células situadas profundamente en las criptas de Lieberkühn son el foco de proliferación activa. Luego, las nuevas células migran siguiendo los lados de la vellosidad y se expulsan en la punta de la misma.

Sin embargo, durante la proliferación y migración las células están bastantes indiferenciadas. Por ejemplo, las células epiteliales no presentan manifestaciones de queratinización y en el instestino hay pocas pruebas de especialización, de la índole de formación de gránulos secretorios o de enzimas. Pero cuando la herida ha sido cubierta, comienza la diferenciación, y, junto con la proliferación de células epidérmicas, las capas superficiales adoptan el aplanamiento y la queratinización característicos, y las células en la mucosa intestinal adquieren su aspecto cilíndrico alto acostumbrado, con vacuolas de secreción mucosa.